7322432_xl

Integración en la era de la Industria 4.0

| | No Comments

Introducción a Industria 4.0 

Para nosotros, el concepto Industria 4.0 debe ser entendido como un proyecto de integración, la integración de cadenas de creación de valor de forma horizontal y verticalmente hacia los procesos y sistemas.

Es un hecho cada día más evidente que la fragmentación de los sistemas de fabricación se incrementará con el paso de los años. Esto no significa necesariamente que la fábrica del futuro será más pequeña, sino que los sistemas de producción serán controladas con más detalle. Desde el punto de vista de la planificación y control de la producción, la ventaja de unidades más pequeñas es un mayor grado de flexibilidad y fácil optimización local de la producción. La integración de sistemas y comunicación automática estandarizada serán pues esenciales para este tipo de unidades para trabajar en una red global.

En este entorno, una característica de la fábrica inteligente será la capacidad de volver a configurar el sistema de producción. El control de la producción deberá tener esto en cuenta. Para ello, este nuevo sistema de control de producción requieren una visión constantemente actualizada del sistema de producción. Esto significa no sólo los sistemas locales, sino también todos los demás elementos que intervienen en el proceso. Los recursos disponibles a lo largo de toda la cadena de suministro deben ser visibles y completamente transparente en términos de disponibilidad.

Cada vez más, vemos cómo la barrera entre los sistemas ERP y los sistemas MES aparece más difusa. Tareas que típìcamente eran asumidas por uno, lo son ahora por el otro. Y viceversa.

El control de la producción necesita información actualizada.

El control de la producción necesita información lo más actualizada posible si queremos que éste sea realista con respecto a recursos disponibles, producción y, en general, con respecto a la verdadera situación real de nuestra planta. Y ésto se consigue con información. La información debe estar disponible en cualquier momento y debe ser fiable. Correcciones a posteriori o con datos erróneos o poco fiables (si no inexistentes), no conducen más que a decisiones equivocadas. Para ello, los sistemas de producción y los sistemas de automatización deben estar íntimamente vinculados. Deben estar Integrados.

El reto de la Integración.

Los niveles de detalle cada vez mayoras hacen que la integración de datos entre las capas de un nivel superior con planta sea un verdadero reto. Mientras que los sistemas ERP tienden a controlar la logística de la administración y los procesos de negocio a un nivel superior en toda la empresa, los sistemas MES están muy estrechamente conectados a la línea de producción y se utilizan para optimizar continuamente la producción y para registrar la información y los parámetros técnicos del proceso de fabricación. Estos datos pueden ser, además, muy diversos: informes en tiempo y cantidad, calidad de datos, el estado de las máquinas y sistemas, fallos y sus causas. El verdadero reto subyace en todo ello. Diferentes capas dentro de la empresa, gestionadas por diferentes perfiles y con datos muy heterogéneos.

Los sistemas MES, junto con los sistemas ERP y dependiendo de la funcionalidad proporcionada por los componentes individuales del sistema, hacen que existan diversas oportunidades para la integración. Tener una información actualizada sobre el proceso de producción disponible, mejora significativamente la exactitud del proceso de planificación y ayuda a la eliminación de fallos generalizados.

Esta interrelación entre ambas capas permite que tanto la producción como los objetivos económicos que deben alcanzarse, lo sean o, cuanto menos, aseguremos que si estamos yendo por el mal camino, podamos corregir a tiempo.

Además de la creación de la tecnología de producción adecuada para la fábrica inteligente, uno de los próximos pasos más importantes en la Industria 4.0 es el desarrollo de conceptos de Integración a lo largo de la cadena de suministro. Bajo nuestro punto de vista, es necesaria una arquitectura de referencia complementada con servicios de integración inteligentes de alto valor. Ambos conceptos asegurarán una interacción estandarizada procesando todos los elementos que intervienen en el proceso de manera lógica y eficiente. Pues no olvidemos que el objetivo de todo ello será lograr una gran flexibilidad y, sobre todo, un sistema de producción eficiente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *